¿Cómo puedes preparar tu cuerpo para la Navidad?

¿Cómo puedes preparar tu cuerpo para la Navidad?

 

 

¡Ya está aquí! ¿Lo hueles? Es el olor de las fiestas navideñas. El olor del turrón, el mazapán, los polvorones y de las copiosas cenas de Nochebuena y Nochevieja. Nos aproximamos al momento del año en el que, en mayor o menor grado, la comida toma el protagonismo de forma plena. Seguramente ya estés pensando en los menús de los próximos días, pero, ¿cómo puedes preparar tu cuerpo para la Navidad? Porque tanta comida puede pasar factura. Por eso, en Saber Comer te explicaremos cómo puedes disfrutar sin incidentes. 

 

¡Come despacio!

 

Puede parecer un consejo digno de una madre, pero es recomendable que el ritmo a la hora de comer sea tranquilo. En especial, es importante recordar masticar correctamente los alimentos para evitar atragantamientos. Y también es mejor comer despacio, a fin de ayudar a nuestro sistema digestivo a realizar un mejor proceso.

 

Evita los excesos previos

 

Ya que, en fechas señaladas, llenas de comidas de empresa, con la familia o los amigos, vamos a comer más de lo normal, es mejor que, durante el resto del mes, controles tu alimentación. y, ¿cómo puedes hacerlo? Puedes echar mano de comidas ligeras, con fruta, verdura y, sobre todo, mucho líquido, como agua o infusiones. Esto ayudará a dar un descanso a tu cuerpo. 

¡Ojo! También es importante que no comas por comer. Espera a tener hambre y procura no desviarte de tus horarios de comida habituales.

 

¡Cuidado con el alcohol!

 

Es más que sabido que el exceso de alcohol (y algunas bebidas en sí mismas) no son precisamente saludables. Pero tenemos que ser realistas y admitir que, en fechas como estas, el alcohol es un invitado de honor en muchas veladas. Por eso, es importante no abusar de él ya no sólo por los riesgos habituales para nuestro hígado o nuestras neuronas, sino también por el efecto que puede tener tras una comida copiosa.

 

¿Cómo puedes prevenir el empacho?

 

Comer mucho suele tener varios riesgos, pero hay uno en el que es imposible no caer al pensar en ello, el empacho. Sus síntomas son diversos, yendo desde el dolor de estómago hasta la acidez, las náuseas, el estreñimiento o la diarrea. Es importante que recuerdes los dos primeros puntos y la importancia de evitar el exceso de grasas, los fritos o, incluso, bebidas como el chocolate o el café.

 

 

¿Cómo puedes preparar tu cuerpo para la Navidad? Desde Saber Comer esperamos que estos cuatro consejos te sean útiles para disfrutar plenamente de estas fiestas. 

¡Recuerda! Trata bien a tu estómago.

 

 

En Saber Comer | Cuatro alimentos que no debes tomar en ayunas

 

 

Deja un comentario