Los datos que debes conocer sobre la piel de la manzana

Los datos que debes conocer sobre la piel de la manzana

 

 

Dentro del amplio y colorido mundo de la fruta, la manzana es una de las piezas más famosas y frecuentes que podemos encontrar en nuestros boles. Además, sirve como ingrediente para más de una receta, ya sea repostera o de ensalada, lo que nos permite beneficiarnos de sus propiedades de una forma variada y creativa. Sin embargo y, aunque pueda sorprender, lo que más llama la atención es su piel. Por eso, En Saber Comer te traemos los datos que debes conocer sobre la piel de la manzana.

 

Grupos divididos

 

Durante mucho tiempo, han existido dos grupos de personas con unos gustos antagónicos en lo que a la manzana se refiere. Hay quien prefiere comerse una manzana sin piel y quien prefiere incluirla en su dieta. En cualquier caso, ambas opciones son sanas, pero es cierto que la piel de la manzana contiene fibra, lo que convierte a esta fruta en un alimento con doble beneficio.  

 

¿Qué beneficios tiene?

 

Es importante señalar que no todas las frutas tienen una piel que pueda ingerirse, pero, en el caso de las manzanas, por lo general y, además de la propiedad antes mencionada, también puede aportar volumen a nuestra dieta, generar una sensación de saciedad y ayudar a controlar el peso. Asimismo, contiene quercetina, un flavonoide con distintas funciones antidiabéticas y antioxidantes, y ácido ursólico, una sustancia beneficiosa para la masa muscular. 

Según la Organización Mundial de la Salud, es recomendable ingerir entre unos 30 y 35 gramos de fibra al día.

 

¡Cuidado! No todas las pieles son iguales

 

Debemos tener en cuenta que, aunque, en sí, el consumo de la piel de la manzana sea recomendable, es cierto que no todos los tipos cuentan con una que sea apta para el consumo, ya que algunas pieles tienen un difícil proceso digestivo. Por ello, es mejor dejarlas como saborizantes o infusiones en estos casos. 

Además y, obviando las medidas de higiene derivadas de la pandemia, tal y como hacemos con el resto de frutas, es necesario lavar la piel adecuadamente, puesto que, en el caso de las pieles excesivamente brillantes, es probable que les hayan puesto cera, precisamente para parecer más atractivas al ojo del consumidor. Y no hay nada más desagradable que comer algo que sepa a cera, ¡puaj!

 

 

Los beneficios de las distintas partes de los frutos no son nada nuevo, pero nunca viene mal recordarlos para no olvidarnos de sacar el máximo partido a estos alimentos. Por eso, desde Saber Comer, esperamos haberte ayudado con los datos que debes conocer sobre la piel de la manzana. 

¡Que aproveche!

 

 

En Saber Comer | ¿Cuánto hay que tostar el pan?

 

 

 

Deja un comentario