Chocolate, el capricho inesperadamente sano

Chocolate, el capricho inesperadamente sano

¿Sabías que el chocolate tiene propiedades beneficiosas para nuestra salud? Cuidar de nuestro cuerpo no tiene por qué ser soporífero. Podemos adornar nuestra dieta con alimentos más apetecibles que, en su justa medida, pueden aportar cosas muy buenas. En Saber Comer te traemos el chocolate, el capricho inesperadamente sano.

¿A quién no le gusta darse un gusto chocolateado de vez en cuándo? Siempre se ha creído que este alimento es malo para nuestra salud y que sólo debemos tomarlo en ocasiones especiales (aunque todos nos acordamos de la clásica merienda del bocata de chocolate).

 

Toda una caja de sorpresas

 

Según Sonia de Pascual Teresa, científica titular del departamento de Metabolismo y Nutrición del Instituto de Ciencia y Tecnología de Alimentos y Nutrición (ICTAN), del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC), el consumo de cacao natural durante la infancia (ingrediente principal del chocolate) “puede ayudar a prevenir problemas neurológicos en la edad adulta”.

En otras palabras: lo que es bueno no es el chocolate en sí, sino el cacao.

 

¿Qué nos ofrece?

 

En posts anteriores dijimos que el chocolate posee propiedades antioxidantes, pero sus ventajas van más allá. Además de los flavonoides, podemos encontrar la teobromina, que tiene propiedades vasodilatantes, lo que le permite rebajar la presión arterial y reducr el riesgo cardiovascular. De igual modo, esos mismos antioxidantes actúan sobre el sistema inmunitario.

Tampoco podemos olvidarnos de la sensación de bienestar que nos produce ingerir chocolate.

 

Cuidado con las etiquetas

 

Es difícil encontrar cacao en su estado genuino. Sin embargo, sí que podemos encontrar lo que se etiqueta como “pasta” o “polvo” de cacao, que suele mezclarse con leche o incluso con almidón de maíz. El que se etiqueta como ‘puro’ suma unas 375 calorías por cada 100 gramos; con unos 16 gramos de grasas, 16 de hidratos de carbono y 26 de proteínas; mientras que un ‘chocolate extrafino’ habitual puede alcanzar las 538 calorías por cada 100 gramos, y aumentar considerablemente la cantidad de hidratos de carbono y de grasas (unos 58 y 31 gramos, respectivamente) y reducir, por contra, el aporte de proteínas: a unos 6,5 gramos.

Como siempre, recomendamos fijarse en las etiquetas y en los envases.

 

No todo vale

 

¡Cuidado! Aunque el cacao sea bueno, no todos los tipos de chocolate lo son, ni tampoco todas las medidas. En realidad, el único que entra en la lista es el chocolate negro (concretamente, el que tiene una cantidad de cacao de, al menos, 70%). Esto se debe a que el chocolate negro es el que tiene menos cantidad de azúcares procesados y de grasas.

 

 

La EPSA (Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria) recomienda el consumo de una onza de chocolate al día, ya que el chocolate contiene una alta cantidad de grasa y ácidos grasos saturados.

Desde Saber Comer, esperamos que, a partir de ahora, puedas disfrutar de una dieta sana sin renunciar al chocolate, el capricho inesperadamente sano.

 

 

En Saber Comer | Los cinco alimentos antioxidantes para el verano

 

 

Deja un comentario