Te traemos cinco platos con mucho mundo

Te traemos cinco platos con mucho mundo

La historia del planeta y los que vivimos en él abarca muchos siglos y, con ellos, muchas perspectivas sobre la vida, las estéticas, las costumbres y, por supuesto, la comida. Y es que, si hay algo que se pueda aprender y que podamos recordar cada vez que viajamos a otros lugares, esas son las recetas de las que disfrutamos cuando llega la hora de comer o cenar. Por eso, en Saber Comer te traemos cinco platos con mucho mundo y que, estamos seguros, ¡no te dejarán indiferente!

Europa

Son muchos los ejemplos que podemos poner en lo que a gastronomía europea se refiere. En esta ocasión, nos decantamos por el Ratatouille, un conocido plato francés que, además de sano, ¡está delicioso! Se compone de una gran variedad de vegetales, como la cebolla, el tomate, la berenjena, el calabacín, aceite de oliva y tomillo. En conjunto, aporta gran cantidad de vitaminas, minerales, antioxidantes y fibra.

América

Para hablar de este continente, necesitaríamos un artículo aparte, pero, de todos los platos que uno puede encontrar allí, bien podemos destacar el Gumbo, un guiso criollo de Nueva Orleans que encierra, al menos, tres continentes a la vez. En concreto, podemos encontrar ingredientes españoles, franceses y africanos. Entre sus ingredientes más habituales, se puede encontrar salchicha de cerdo ahumado, gambas, cigalas, pollo, cerdo o ternera combinando con un sofrito de hortalizas, aunque, si por algo destaca, es por la okra, un vegetal de origen africano con propiedades que pueden ayudarnos a combatir la diabetes, controlar nuestro peso y combatir las úlceras estomacales entre otras cosas.

Se puede acompañar con arroz basmati, que destaca por su vitamina B y su gran cantidad de antioxidantes y minerales, que contribuye a mantener el buen funcionamiento del sistema nervioso.

África

Aunque, a este lado del mapa, muchos platos africanos no sean tan populares, podemos encontrar un mundo gastronómico muy rico, tanto en ingredientes como en sabores. Un ejemplo puede ser el matoke, un plato típico de Uganda, cuyo principal ingrediente es la banana, que se cocina en una olla con aceite, ajos, tomate, cebolla, zumo de lima, chilis e incluso carne, hasta que la banana adquiere una consistencia suave, combinada con el resto de ingredientes.

Es un plato que destaca por las vitaminas, las propiedades protectoras de la salud cardiovascular o la regulación de la función intestinal.

Asia

Si eres fan de la comida asiática, ¡esto te interesa! Dentro de todo lo que cada país puede ofrecer, el bibimbap bien puede ser uno de los máximos representantes de la nutrición y buen sabor. Este plato coreano se compone de arroz blanco, carne, vegetales, huevo, marisco y pasta de pimiento. Además del alto valor nutritivo que componen todos los ingredientes, presenta una combinación de colores muy llamativa y un sabor delicioso.

Oceanía

La comida de, lo que, para nosotros, es un continente lejano, puede resultar más variada y suculenta de lo esperado, tanto en lo que respecta a la comida como a los postres. Prueba de ello son, por ejemplo, las “Anzac cookies”, unas deliciosas galletas hechas con avena, coco y miel, que puede acompañarse con una taza de té o café.

¿Se te hace la boca agua? Desde Saber Comer, te animamos a que disfrutes de estos cinco platos con mucho mundo y de su alto carácter nutritivo.

¡Bon apetite!

En Saber ComerCuatro cosas que la cerveza puede hacer por ti

Deja un comentario